Las científicas del Noma y el Arcturus

La presencia femenina en las islas

Las científicas del Noma y el Arcturus

 

 

En 1923, el empresario y multimillonario estadounidense Harrison Williams financió una expedición a las Islas Galápagos dirigida por el naturalista, explorador y autor William Beebe. Por entones Beebe era el director del Departamento de Investigación Tropical (Department of Tropical Research, DTR, creado en 1918) dentro de la Sociedad Zoológica de Nueva York (New York Zoological Society, NYZS), actualmente la Sociedad de Conservación de la Vida Silvestre (Wildlife Conservation Society). En aquel entonces, la NYZS tenía su sede en el Zoológico del Bronx, creado en 1899 por la propia Sociedad y administrado como "Parque y Jardines Zoológicos de Nueva York".

Beebe, quien había desarrollado una larga y fructífera carrera como el primer curador de ornitología del Zoológico (1899), estaba ansioso por visitar Galápagos para recopilar datos que respaldaran la teoría de la evolución de Darwin.

Williams proporcionó un yate a vapor de 76 m, el Noma, y permitió una tripulación de apoyo que incluía varios científicos y artistas, la mayoría de ellos del DTR y, por lo tanto, vinculados a Beebe. La expedición duró 20 días, durante los cuales se documentó minuciosamente la biodiversidad galapagueña. Uno de los muchos resultados del viaje fue un libro, Galapagos: World's End, que se convirtió casi instantáneamente en un éxito de ventas e inspiró a muchos viajeros a visitar las islas, e incluso a permanecer en ellas como los primeros colonos.

En la tripulación del Noma había tres mujeres que se contaron entre las primeras (si no las primeras) profesionales / científicas en visitar el archipiélago: Ruth Rose, Isabel Cooper y Marie Poland Fish.

Tanto Rose como Copper habían trabajado antes con Beebe en la Guayana Británica, en el verano de 1916. Viajaron allí para crear la primera estación de investigación tropical en la selva: Kalacoon, cerca de Bartica. Allí nació la idea del "Departamento de Investigaciones Tropicales". Ambas mujeres fueron a Galápagos a bordo del Noma y regresarían a las islas dos años después en el Arcturus, también con Beebe.

Considerado un "bohemio" y un iconoclasta en su época, Beebe optó por contratar mujeres para roles destacados dentro del DTR, incluidas científicas como Gloria Hollister y Jocelyn Crane, y artistas como Isabel Cooper, Anna Taylor, Rachel Hartley, Helen Damrosch Tee-Van, y Else Bostelmann. Dentro del DTR, los artistas eran mucho más que ilustradores: eran comunicadores, en un momento en que la fotografía aún no podía capturar movimientos o detalles estructurales.

 

Las científicas del Noma y el Arcturus

 

La historia de Ruth Rose es bastante peculiar. Nació en 1896 en Nueva York, hija de un dramaturgo, y originalmente fue actriz, habiendo trabajado en algunas obras en Broadway. Durante una huelga de actores, y a pesar de su absoluta falta de experiencia, consiguió empleo como asistente de investigación en la NYZS. Era tan buena en su trabajo que terminó convirtiéndose en una experta técnica de investigación.

Trabajando en el DTR comenzó a colaborar con Beebe. Después de varios viajes (incluido el de la Guayana Británica), fue a Galápagos en el Noma y escribió dos capítulos de Galapagos: World's End. En 1925 viajó a bordo del Arcturus como "historiadora y técnica" de la expedición. En colaboración con Beebe, escribió The Arcturus Adventure.

Mientras trabajaba en el Arcturus, Rose conoció al director de cine estadounidense Ernest Schoedsack, que estaba documentando el viaje. Se casaron y Rose comenzó a trabajar con su esposo. En 1933, creó el guion del clásico cinematográfico King Kong, codirigido por Schoedsack y Merriam C. Cooper.

Rose produjo varios otros guiones, como Blind Adventure (1933), Son of Kong (1933), She (1935), The Last Days of Pompeii (1935) y Mighty Joe Young (1949). Murió en 1978.

 

Las científicas del Noma y el Arcturus

 

Isabel Cooper fue una artista estadounidense radicada en Nueva York que produjo las ilustraciones de las expediciones del Noma y el Arcturus. En Galapagos: World's End se incluyeron 24 de sus trabajos a color. Una de las fotografías tomadas durante la expedición del Arcturus muestra a Rose y a Cooper junto a la mascota del barco, el mono capuchino Chiriquí. Su correspondencia con su esposo y su portfolio son documentos valiosos para entender los viajes científicos de la época, especialmente los de Beebe. Sus dibujos y pinturas fueron recopilados recientemente en una exposición, Exploratory Works: Drawings from the Department of Tropical Research Field Expeditions (organizada por M. Dion, K. McLeod y M. Thompson, 2017).

Finalmente, tanto en el Noma como en el Arcturus viajaron Charles J. Fish y su esposa, Marie "Bobbie" Dennis Poland Fish. Ambos eran biólogos marinos y se especializaban en peces. Poland era conocida por su investigación en bioacústica, pero durante la expedición del Arcturus pudo identificar los huevos de la anguila americana. Fue la primera persona en hacerlo y en describir el ciclo completo de desarrollo del escurridizo pez (lo cual se publicó en Science y en Zoologica, entre otras).

Rose, Cooper y Poland iniciaron una larga (y, a veces, lamentablemente subrepresentada e infravalorada) tradición de mujeres científicas en las Islas Galápagos. Una tradición que continúan hoy las muchas mujeres que trabajan en la Estación Científica Charles Darwin.


 

Texto e imagen: (edgardo.civallero@fcdarwin.org.ec), Widllife Conservation Society Archives
Fecha de publicación: 1 de mayo de 2022
Última revisión: 1 de mayo de 2022